Primer taller de comunicación apuesta por el inicio de grandes alianzas

Patricia Lazo Rodríguez

La comunicación es un tema de todos los días: en la vida social, en el trabajo. Para la Red de Oficinas de Ciudades Patrimoniales no puede ser diferente. Es por ello que, durante el primer taller de comunicación organizado por la Red en el Centro de Interpretación de la ciudad de Camagüey, la Dra. Magda Resik Aguirre resaltó la necesidad de mantener periódicamente el contacto entre Oficinas y la comunicación sistémica entre los directivos de cada localidad.  Comunicar el patrimonio para preservarlo y concientizar a los ciudadanos de apropiarse de su identidad nacional ha sido un tema recurrente dentro de su quehacer como directora de comunicación de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana y vicepresidenta de la Uneac.

El encuentro le permitió no solo a la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios sino a todas, fortalecer alianzas entre sus equipos de comunicación para abogar por el trabajo en conjunto, integrado y coherente entre sus objetivos afines. Posicionó la vital importancia de la comunicación en cada una de las acciones realizadas en función de la salvaguarda del patrimonio material e inmaterial e insistió en que los Conservadores e Historiadores reconozcan el valor dentro de sus estructuras laborales.

Participantes del primer taller de comunicación

Se analizaron las principales deficiencias comunicativas entre la Red y cada una de las oficinas del país, para trazar una estrategia de comunicación, cuya elaboración es solo el comienzo de un arduo trabajo y un extenso camino por recorrer.

Asimismo, se hizo un llamado a la colaboración de cada grupo de comunicación de las entidades, a que produzcan contenido para las redes sociales de la Red de Oficinas, desde pequeños videos noticiosos sobre el quehacer de cada ciudad patrimonial hasta colaboraciones con el programa de Habana Radio dedicado a la Red. Compartir las convocatorias con toda la Red y mantener un constante y sistémico diálogo entre las directrices para fortalecer el trabajo en conjunto, también centró los debates.

Magda Resik destacó, además, la necesidad de pensar los contenidos para promover el patrimonio local, ser reconocidos por los públicos y las autoridades y aprovechar el uso de las nuevas tecnologías con líneas de mensajes efectivas que fomenten los valores y el reconocimiento del bien común patrimonial.

El trabajo en conjunto con la Red de Oficinas generará un vínculo de alianzas y estrategias cuyo propósito principal es la salvaguarda del patrimonio, donde la comunicación se convierte en protagonista de cada una de las actividades que se coordinen.

Haber participado en este taller representa un desafío y un importante reto para el grupo editorial y comunicación de la Oficina del Conservador de Trinidad. Constituyó el inicio de una nueva etapa en el que dicha actividad cobra fuerzas en el trabajo que se desempeña desde la Red de Ciudades Patrimoniales de Cuba.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *