Pedrito González, alma de trova trinitaria

Pedro González, Trovador de Trinidad, Cuba. Foto: Carlos Sentmanat.
[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.2.2″][et_pb_row _builder_version=»4.2.2″][et_pb_column _builder_version=»4.2.2″ type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.2.2″ hover_enabled=»0″]

Un 11 de diciembre de 1955 nació en Trinidad Pedro Dámaso González Lozano, por siempre Pedrito, vocero de la mejor tradición de trova local y amante ferviente de su terruño. Hoy lo recordamos desempolvando este texto y algunas fotos como homenaje a quien resguarda con celo la cultura trinitaria desde otra dimensión.

Paola López Castillo

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.2.2″ custom_padding=»0px|||||»][et_pb_column _builder_version=»4.2.2″ type=»4_4″][et_pb_gallery _builder_version=»4.2.2″ gallery_ids=»3706,3705,3707″ fullwidth=»on» hover_enabled=»0″][/et_pb_gallery][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.2.2″][et_pb_column _builder_version=»4.2.2″ type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.2.2″ hover_enabled=»0″]

Tropezarse con Pedrito González por la calle era una alegría espontánea. Este hombrecillo jovial y siempre elegante, de tez trigueña y ojos gentiles, atesoraba en sus bolsillos la simpatía de todos los trinitarios. En el breve lapso de un saludo te colmaba de elogios y besos, te contagiaba su sonrisa o te cantaba los versos de alguna canción. Si le robabas algo más de tiempo entonces te comentaba sus proyectos, sus sueños, las ideas que tenía en pro de la ciudad, este lugar del que nunca podría apartarse.

Trinidad, cuna y sendero del trovador, marcó hitos en su vida: la vocación musical, heredada de sus padres, a quienes acompañaba desde pequeño a descargas y eventos culturales haciendo gala de talento y carisma; la casa en que creció, rodeado de viejos juglares que le enseñaron los primeros acordes de la guitarra, donde se recibía a los músicos que visitaban la ciudad cuando no existía aún la Casa de la Trova; la ventura de crear el Dúo Escambray con José Ferrer, que los consagró durante 27 años entre los hacedores de la canción comprometida y cuyo legado melódico perdura hasta hoy cerca del mar y del monte.

La devoción por su arte le impulsó a continuar luego de la separación del dúo; se convirtió entonces en el Pedrito solista que de igual manera triunfara en los escenarios. Promotor y estudioso de la trova tradicional cubana, especialmente la nuestra, siempre estaba hablando de música, siempre con una historia o anécdota del gremio. Tal vez por haber llegado a ser compositor y arreglista sin terminar los estudios, se sentía cercano a los jóvenes que se proponían seguir este camino, los apadrinaba con su experiencia profesional y a través de su programa de radio Trovadores Siempre. Expandir este género musical a barrios y centros culturales para que llegara a la juventud fue uno de sus propósitos más fervientes.

Quien no lo conoció, al leer esto podría pensar que Pedro González era una de esas personas que, entregadas al trabajo, no tienen tiempo para nada más. Pero lo cierto es que con la mayor naturalidad encontraba el espacio para cuidar de su familia, tomar un café con los buenos amigos, o enfrascarse durante horas en el arreglo del equipo de sonido de algún vecino. Nunca olvidó un cumpleaños: solía recopilar en un disco temas de trova para regalar al homenajeado, era el primero en llegar a la fiesta y el último en irse.

Hace unos años, en una entrevista publicada en Tornapunta, Pedrito declaró con genuino orgullo: “Amo este pueblo, a cada una de sus piedras. Quiero a mi gente como ellos me quieren a mí.” Hoy, que ya no está, hemos intentado retribuirle tanto cariño, tanta dicha musicalizada; agradecerle la voz y los silencios, la mano presta a servir, o a estrechar la nuestra si alguna vez nos tropezamos en una calle.

*Este texto está publicado originalmente en la revista Tornapunta no. 11 correspondiente al invierno de 2014.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.2.2″][et_pb_column _builder_version=»4.2.2″ type=»4_4″][et_pb_gallery _builder_version=»4.2.2″ gallery_ids=»3708,3704,3709″ fullwidth=»on» hover_enabled=»0″ min_height=»1297px»][/et_pb_gallery][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *