Oficina del Conservador de Trinidad contra la expansión del Coronavirus

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.22″][et_pb_row _builder_version=»3.25″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text _builder_version=»4.2.2″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» hover_enabled=»0″]

Karen Reyes y Luis Orlando León

La buena salud de los trabajadores, la protección de sus procesos productivos y la contribución al plan de medidas orientadas por la máxima dirección de Cuba son las directrices que busca la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Con este afán, se ha puesto en marcha un paquete de implementaciones que ha ido creciendo desde que el pasado 11 de marzo fueron anunciados los tres primeros enfermos de la CoViD-19 en nuestra ciudad, particularmente vulnerable por la alta afluencia de turistas.

Desde los primeros días se establecieron audiencias sanitarias en la comunidad y con los trabajadores que ayudaron a una mejor comprensión de las características del virus y su prevención mediante correctos hábitos de higiene.

En ese período, se le hizo entrega gratuita de nasobucos a todos los trabajadores como medio de protección y uso obligatorio para reuniones y estancia en el puesto de trabajo.

La capacitación a los trabajadores sobre resoluciones, decretos y leyes que protegen salarialmente a los empleados en casos de pandemias y la acogida a diferentes modalidades laborales de acuerdo con sus condiciones particulares de trabajo o familiares, resultó una de las principales orientaciones.

También, se aplicaron y se aplican medidas de control e higiene previstas para lugares públicos como soluciones a base de hipoclorito o agua clorada en las entradas de los establecimientos, suspensión de las actividades culturales como exposiciones, inserciones en la comunidad y talleres de creación infantil.

En momentos posteriores de agravamiento de la situación epidemiológica a nivel nacional e internacional, se aplicó el uso de trabajo a distancia de acuerdo con la naturaleza de las funciones de cada departamento o sector. Se busca, con esto, alentar a quedarse en casa el mayor tiempo posible sin dejar a un lado compromisos productivos.

La mayoría de las inversiones y proyectos que requieran de muchas personas o su trasiego de manera constante, quedaron suspendidas. Se mantienen aquellas cuya naturaleza permite el distanciamiento social porque son pocos los trabajadores. Estos proyecto son: la tercera etapa de la escuela Pepito Tey, las casas inducidas de Manaca Iznaga y el círculo infantil Guerrilleritos del Escambray. En cada caso el personal está debidamente protegido.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *